SIGUENOS POR GOOGLE+

viernes, 6 de diciembre de 2013

Árboles y arbustos forrajeros alimento para bovinos en regiones tropicales secas



Cada día toma más fuerza la inclusión de árboles y arbustos en potreros para pastoreo de bovinos, lo cual es visible en la expansión de manera considerable de la arborización de áreas en uso ganadero en el Caribe seco colombiano.
Por: Belisario Antonio Roncallo Fandiño
Investigador Corpoica C.I.Motilonia

No se disponen de cifras estadísticas relacionadas con la expansión de estas áreas, sin embargo, el paisaje ha sufrido una evolución importante, en el cual se resalta este aspecto. La forma de recuperar áreas “enmalezadas o enrastrojadas” es completamente diferente comparada con las intervenciones de tres a cinco décadas atrás, donde se resaltaba la tala completa del bosque, el descubrir completo del suelo y las quemas de la cobertura talada.
La respuesta observada se puede atribuir a diferentes factores que han generado un cambio en el pensar y en el concebir de la producción ganadera por los productores en estos ecosistemas frágiles; entre otros factores, el quehacer científico ha cumplido un papel.
Se ha señalado que el uso de los sistemas integrados de producción (silvopastoril y agrosilvopastoril) son opciones productivas eficientes debido a su competitividad frente a los sistemas monoespecíficos o especializados (forestal, ganadería, agricultura) (Kichel, et al., 2012). La presencia de árboles y arbustos en potreros hace aportes importantes en esta integración, entre los que se destacan:
  • Mejoramiento de las condiciones microclimáticas, como reducción de la amplitud de la temperatura, aumento de la humedad relativa del aire, disminución de la intensidad de los vientos, retención de humedad del suelo.
  • Aumento del bienestar animal, con beneficios en el consumo de alimento, tiempo de pastoreo, incremento de la producción de carne y leche, y mejoramiento en el desempeño reproductivo.
  • Producción de madera
  • Captura de CO2
  • Protección del suelo: contribución con la conservación y mejoramiento de las propiedades física, química y biológica de los suelos y de su capacidad productiva.
  • Fuente de forraje para bovinos, ovejas y cabras.

Muchas plantas arbóreas y arbustivas contienen cantidades significativas de nutrientes (proteína, energía, minerales y vitaminas).
La utilización de árboles y arbustos forrajeros está motivada, entre otros aspectos, por la adaptación de especies a regiones con presencia de épocas con sequías prolongadas y con baja oferta de gramíneas. Muchas especies son comestibles por los animales y están disponibles naturalmente en las fincas, ofrecen follajes o frutos de razonable calidad, bajo costo de producción de alimento, reducción de los costos de producción por la disminución en el uso de productos químicos para el control de malezas, conocimiento local de productores sobre plantas consumidas en pastoreo, uso de la biodiversidad y además son fuente de proteína, energía, minerales y vitaminas.
Generalmente, el uso de estas especies forrajeras se realiza en forma de pastoreo permitiendo el ramoneo de los animales o en corte y acarreo, lo cual es menos común; de cualquier manera, es importante para la selección de las especies tener en cuenta los siguientes criterios: que se adapte a las condiciones de suelo y clima de la finca; que tenga una buena producción forrajera; que posea una buena palatabilidad (agradable al gusto del animal); que tenga un buen valor nutricional; que tolere podas frecuentes o pastoreo; que tenga buena capacidad de rebrote y crecimiento, y que no contenga sustancias tóxicas para los animales.
Desde el punto de vista nutricional la investigación ha avanzado en el conocimiento y uso de partes de las plantas (follaje y fruto), del manejo en pastoreo o en corte y acarreo, con una aceptación importante de los productores.
Existen experiencias bien documentadas técnicamente en la utilización de árboles y arbustos forrajeros en la alimentación de rumiantes, dentro de las cuales se destacan las siguientes especies conocidas para el uso de los frutos: algarrobillo (Pithecellobium saman),  trupillo (Prosopis juliflora), aromo (Acacia farnesiana), totumo (Crescentia cujete), orejero (Enterolobium cyclocarpum); estos hacen una contribución importante como fuente de alimento para los rumiantes en las épocas de sequías.
En el uso del follaje de los árboles y arbustos utilizados como forraje cada día se amplía más, siendo las plantas más conocidas, entre otras, las siguientes: la leucaena o acacia forrajera (Leucaena leucocephala), totumo (Crescentia cujete), el guácimo (Guazuma ulmifolia), el caranganito (Senna atomaria), el guandul (Cajanus cajan), el matarratón (Gliricidia sepium), la morera (Morus alba), la cratilia (Cratylia argentea), la moringa (Moringa oleífera); las últimas siete especies son más recomendadas para  corte y acarreo.
En una investigación adelantada en zonas secas de la región Caribe colombiana, que partió del conocimiento local de los ganaderos, se concluyó que el potencial nutricional de las plantas arbóreas y arbustivas nativas es halagüeño, principalmente en épocas de sequía (Roncallo, et al., 1997).
Generalmente, el uso de estas especies forrajeras se realiza en forma de pastoreo permitiendo el ramoneo de los animales o en corte y acarreo,
El estudio reveló que el aporte de proteína es una de las más importantes contribuciones de estas plantas a la alimentación de rumiantes en el trópico; el promedio del contenido de proteína cruda del follaje fue de 17,03 ± 5,11%. Diversos autores (García, R., 1986; Roncallo, et al., 1997; Gonzáles y Cáceres, 2010; Roncallo, et al., 2012) registraron los siguientes valores de proteína para la leucaena (22,8 por ciento), matarratón (24), guandul (18,6), guácimo (16,9), totumo (14,2), caranganito (14), cratylia (17,4) y morera (22,7 por ciento).
El contenido de energía digestible (1.71±0.61 Mcal/kg) es importante aunque inferior al proporcionado por las gramíneas predominantes en la región.
La digestibilidad (DIVMS) presentó un valor promedio de 61.7±13.3%; la concentración promedio de minerales es alta (11.5± 5.39%) con una mayor variación entre las especies. Es evidente la contribución de precursores de vitamina A, la cual cumple un papel nutricional muy importante en época de sequía cuando las gramíneas se secan.

 Aromo
 Leucaena
 Matarratón
Trupillo

El suministro de estas materias primas (frutos y follajes) se pueden incluir en la preparación de suplementos alimenticios para la alimentación de rumiantes con respuestas positivas en la producción de leche en vacas de doble propósito. Jiménez, et al., (2005), con el suministro diario de 3 kg/vaca de bloques multinutricionales (Tabla No. 1), obtuvieron incrementos importantes en la producción de leche comparadas con las vacas del grupo testigo.
Tabla No. 1. Composición de los suplementos formulados

Materias primas
Suplemento   A (g)
Suplemento     B (g)
Fruto de samán
534,4
364,5
Fruto de trupillo
267,6
100,0
Fruto de orejero
66,7
-
Hojas de matarratón
-
150,0
Semilla de algodón
-
226,5
Harina de yuca
40.0
68,0
Melaza
53,6
37,5
Úrea
26,8
10,0
Azufre
10,0
10,0
Sal mineralizada
10,9
21,0
Cal agrícola
50,0
21,0

Es extenso el registro de resultados de ganancias de peso y producción de leche obtenida con el suministro de follaje de plantas arbóreas y arbustivas en bovinos, principalmente de leucaena, por ser una de las especies más estudiadas en el mundo. Los incrementos de ganancias de peso en el Caribe seco de novillos en pastoreo de gramíneas asociadas con leucaena variaron desde 16,2 a 46,4 por ciento comparados con gramíneas solas; en banco de proteína, la leucaena pastorada entre 6 a 12 horas diarias incrementa la ganancia de peso hasta un 70 por ciento con respecto de un testigo de solo gramínea.
En producción de leche/vaca/día, se han obtenido incrementos hasta del 40 por ciento con el pastoreo de potreros de gramíneas asociadas con leucaena en relación con vacas lactantes en potreros de gramíneas solas.

Consideraciones finales
Muchas plantas arbóreas y arbustivas contienen cantidades significativas de nutrientes (proteína, energía, minerales y vitaminas), producen una suma importante de forraje, son consumidas por los bovinos, son tolerantes al pastoreo o al corte, por esta razón se pueden utilizar como forraje para bovinos con el objetivo de mejorar la producción de carne y leche en sistemas ganaderos de doble propósito. El follaje y los frutos pueden formar parte de suplementos alimenticios que al suministrarse mejoran la producción animal.

BIBLIOGRAFÍA
García, R. 1986. Banco de proteína. En: Anaís do congresso Brasileiro de pastagens´86 y simpósio sobre manejo do pastagem. Editores: Mendes, S. A.; De Moura, J.C; Pedroso, V. FEALQ. Piracicaba. P 79-99
Gonzáles, E., Cáceres, O. 2010. Valor nutritivo de árboles, arbustos y otras plantas forrajeras para los rumiantes. En: Morera un nuevo forraje para la alimentación del ganado. Compiladora: Milera, M. p 157 – 163.
Jiménez, H., Arreaza, L., Roncallo, B., Barros, J., Rodríguez, G. 2005. Suplementos nutricionales para bovinos elaborados a partir de frutos de árboles para afrontar períodos de sequía en la Región Caribe. Corpoica-MADR. 20 p
Kichel, A. N., Bungenstab, D. J., Zimmer, A.H., Oliveira, S. C., De Almeida, R.G. 2012. Sistemas de integracao lavoura-pecuaria-floresta e o progresso do setor agropecuário brasileiro. En: Sistemas de integracao lavoura-pecuária-floresta: a producao sustentavel. Editor Bungenstab, 2a edicao. Embrapa. Brasilia. P 1-9
Roncallo, B., Abadía, B., Barros, J., Romero, M., Avila, E., Anzola, H. 1997. Plantas arbóreas, arbustivas y de cobertura consumidas por rumiantes menores en La Guajira colombiana. Boletín de investigación. Corpoica. Valledupar. 86p


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.